Las relaciones cuando comienzan, siempre parecen ser sólidas y duraderas, pero cuando los años transcurren es cuando aparecen los problemas, y muchas veces no nos damos cuenta, que podemos decir cosas hirientes o que una actitud infantil puede arruinar una relación de años.

Las peleas textuales pueden ser fatales si estamos atravesando una crisis, los mensajes de texto suelen ser malentendidos y además, estos nos brindan 3 veces menos información que un verdadero diálogo. A eso le sumamos la falta de expresión, miradas y gestos que indican comportamiento. El pase de facturas o echar en cara cosas del pasado es también causal de divorcio, si sigues enojado/a por algo que tu pareja hizo y no puedes superarlo, háblalo si quieres que el resentimiento se termina. Por último, la burla sobre el aspecto físico no es graciosa, tanto en hombres como mujeres. Muchos se acomplejan y esto erosiona la relación.