¿Podemos decir que el amor está condicionado por el contexto y la época?, parece ser que sí. Hoy no amamos de la misma forma que lo hacíamos hace 20 o 30 años atrás. Los tiempos han cambiado, hoy en día una característica que describe a casi todas las parejas es evitar el compromiso, las parejas prefieren desarmarse antes de enfrentar un problema.

Las relaciones, muchos años de atrás eran sólidas, hoy son volátiles. Cuando nos poníamos en pareja era sinónimo de que habíamos madurado. Nos establecíamos, nos casábamos, teníamos hijos, etc. El aspecto sexual jugaba un papel secundario, algo que en la actualidad no ocurre. La cultura actual transmite el “vamos viendo a ver qué pasa”, no se planifica, se vive el hoy sin pensar en el mañana. La verdad es que el siglo XXI ha traído el síndrome del “eterno adolescente”, pero la verdad es que con el paso de los años, se nos dificulta mucho más la tarea de construir un vínculo.