Aunque para muchos esto suene como algo alocado, existe el amor en la tercera edad, como también puede crecer. No importa si tienes 20 o 70 años, lo que importa es cuán dispuesto estés a enamorarte y que todavía tengas la “química” del amor. Y cuando decimos esto, nos referimos al concepto real, la liberación de la dopamina, causante de generar el placer como la sensación de amor.

Cuando los adultos mayores se vuelven a enamorar esto de alguna manera representa un redescubrimiento para ellos y generalmente lo hacen con la finalidad de buscar una compañía para poder mitigar la soledad. Muchas personas juzgan a los que se enamoran “tarde” y este prejuicio social parece no tener fin; términos como “viejo verde” son muy comunes y esto radica en la ignorancia de algunos individuos. A su vez el común de la gente cree que los adultos mayores no intiman, y no pueden equivocarse más. La sexualidad no se elimina de la vida de aquellos que transitan la tercera edad, es común y saludable.