carta de amistadQuerido amigo:

En honor a los años que nos conocemos, te escribo esta carta de amistad para hacerte saber los buenos sentimientos que te prodigo dentro de mi corazón. Supiste día a día ganarte mi confianza, hacerte compañero de los sinsabores, compinche de las alegrías. En un mundo de indiferencia y envidia, logramos juntos edificar un mundo perfecto, un oasis sagrado en el que pudieramos ser nosotros mismos y descansar en la confianza y la comprensión. A pesar de las turbulencias defendimos con entereza nuestro lugar. No cedimos ante los compromisos, la falta de tiempo, el trabajo. Siempre pudimos encontrar un momento en el que juntarnos a comulgar y a compartir nuestras experiencias. Y eso es importante, importantísimo.

Cuando miro alrededor y veo lo difícil que se hace la vida, lo empinada que es la cuesta, sonrio por dentro pensando “no estoy solo, tengo un gran amigo en el que apoyarme”. La verdad es que hay ciertos trayectos de la vida que no hubiera podido transitarlos solo. Tuve momentos de franca desesperación en los que tu mano salvadora llegó justo a tiempo, o en los que tus palabras de aliento sirvieron para que no cayera. Hoy, mirando hacia atras, me maravillo de esas experiencias, casi lloro con nostalgia y admiración por tu fortaleza y tu dedicación. No se cuánta gente podrá decir esto de otra persona, ojalá que muchas, pero lo que en realidad siento es que no existen demasiadas personas como tú en este planeta y agradezco a Dios que te haya puesto en mi camino.
Si hay algo divino en los seres humanos es la capacidad de apiadarse, de ayudar, de levantar al caído. Es lo mas maravilloso que pueda haber sobre la tierra. Lo mas maravilloso para el que practica la amistad tanto como para el que la recibe. En mi caso me hizo darme cuenta que no estaba solo en el mundo, que es tal vez uno de los mayores sentimientos de de desolación que puedan existir. No sentirse solo es ser feliz, es sentirse protegido, es saber que a alguien le importa lo que te esta sucediendo. Piénsalo por un instante, no es increible. Parece algo sencillo pero en realidad es de una profunidad y una complegidad insondable. Hay muchas personsas solas y sería estupendo que comprendieran que un gran amigo es una fuente inagotable de amor y calor. Y que mas vale prestarle atención a eso que a cualquier otra cosa en la vida pues ¿Que clase de vida tienes sino aun en medio de la riqueza? Hacer un culto de la amistad es la obra mas grande que puede emprender un hombre y eso es lo que hemos hecho nosotros. Sembrar, cultivar y dejar que florezcan miles de moemntos mágicos.

amistad epistolarHace mucho tiempo que quería decirte todos estas cosas pero probablemente un estúpido sentimiento de virilidad le impide a dos amigos demostrar su afecto con palabras. De cualquier manera sabemos lo que cada uno siente por el otro sin que medien las palabras. Cuento con que abrazos, miradas de entendimiento y complicidad, gestos y acciones han sabido expresar durante nuestra amistad lo que ahora te escribo en esta carta.
Te mando un fuerte abrazo y un saludo desde el fondo de mi corazón, y espero que te haya gustado mi primera carta de amistad. Prometo que no será la última.

Un abrazo del alma.

Jorge.

Carta de amistad enviada por Jorge M. a Gaston P., Lima, Perú 2006.