Si le preguntamos a una mujer qué es lo que más le preocupa de su cuerpo, un gran porcentaje responderá “la celulitis”, y este parece ser un mal que afecta a la mayoría de ellas. Los tratamientos de la actualidad son buenos a la hora de combatir este problema, pero no son milagrosos, existen algunos hábitos de vida saludables que te darán una mano.

Uno de los causantes de la tan temida celulitis es la genética hereditaria, a esto le sigue el sedentarismo, mala alimentación y la mala circulación. Existen tres puntos que nos pueden ayudar a reducir los niveles de celulitis:

Dieta equilibrada y agua: una alimentación sana es la clave para eliminar la celulitis, para ellos debes ingerir comidas sin excesos de grasas, en especial las saturadas ya que son esas las que se acumulan en los vasos sanguíneos dificultando la circulación.

Actividad física: llevar a cabo rutinas de ejercicios de bajo impacto, al menos una hora tres veces a la semana es lo que más se aconseja. Dentro de estas actividades tenemos: la caminata, gimnasia localizada, natación y bicicleta.

Tratamientos combinados: hoy podemos acceder a tratamientos de alta complejidad combinándolos con los clásicos como la mesoterapia o presoterapia.