Muchas veces una relación de pareja saludable se torna obsesiva y dañina, en ocasiones esto surge porque uno de los dos sufre algún trauma infantil, problemas de autoestima, etc. La pregunta aquí es ¿Cómo el amor puede convertirse en obsesión?. Esto es un problema muy común en las mujeres.

Por lo general, las personas que padecen relaciones tormentosas las repiten en un futuro, y esto suele darse mayormente por traumas vividos desde chicos. Las relaciones obsesivas son desarrolladas por personas con características muy específicas: con miedo a la soledad, al desapego y al abandono.

¿Quiénes son más propensos a desarrollar este tipo de relación?
Aquellos que provienen de familias disfuncionales, con esto nos referimos, a padres inmaduros. También aquellas personas que haya sufrido traumas infantiles, con falta de contención. No muchos son capaces de identificar el problema, por lo general se necesita de ayuda profesional.