Empezamos a salir con una chica, notamos a las segunda o tercera cita que nos llevamos muy bien pero unas semanas más adelante ella nos confiesa “tengo un hijo”. Esto seguramente a muchos, les caiga como un balde de agua fría, y sea un detonante para no seguir adelante, mientras que para otros la situación puede considerarse como un gran desafío.

Nosotros podemos dar algunos consejos al respecto pero la decisión final siempre será tuya, ya que las acciones a seguir dependerá siempre de lo que quieras tú. Si eres joven y tu idea es armar una familia con alguien a futuro, entonces no te recomendamos seguir adelante en un noviazgo de este estilo. Tampoco si no tienes intenciones de tener hijos. Pero si “el amor es más fuerte” y no te importa el estado actual de tu bella novia, no vemos impedimento alguno para que formalices la relación. Quizás hacerte cargo de un menor (aunque no sea tu hijo) te deje más de una enseñanza valiosa.