Las dificultades de la pareja en crisis y las razones más comunes de estos conflictos muchas veces se nos escapan de las manos. Estamos acostumbrados a dar la palabra crisis una connotación negativa, aunque la palabra etimológicamente hace referencia al concepto de elección, es decir, al momento que se genera en una separación en relación a una manera de ser diferente de la anterior. En chino, la palabra crisis se compone de dos caracteres: el primero “wei” se entiende el problema, el segundo “ji” significa oportunidad. Por ello, las crisis más comunes en las parejas deben ser vistas como una oportunidad de resurgir en el plano personal y del vínculo de a dos.

Incluso en nuestro idioma la etimología de la palabra crisis sugiere un sentido positivo. De hecho, contiene un aspecto vital que es el de la separación, y un aspecto de crecimiento, a saber, de elección. Por tanto, la crisis no es un evento totalmente negativo, sino más bien un momento de transición que puede ser también una oportunidad de crecimiento, ya que indica una evolución, un cambio hacia adelante.

Cuando hablamos de una crisis en la pareja debe empezar diciendo que a menudo estos períodos de cambio pueden ser resueltos de manera independiente. El mundo no es un lugar donde no hay ningún problema, pero si puede ser un sitio en el que las dificultades no nos dominen, que se puedan tratar y, de alguna manera, resolver. Para muchos especialistas de hecho, una pareja sin problemas es una especie de “no-lugar”, ya que las crisis son las dificultades que ayudan a crecer y aprender cómo comportarse en el futuro.

Cuando hay un problema que se expande y perdura en el tiempo, mientras que la pareja es incapaz de hacer frente, una ayuda profesional puede ser positiva. La mitad de los problemas de la realidad está detrás de nuestros ojos y, si somos capaces de ponernos en marcha, podemos estar tranquilos.

Las razones de las crisis profundas y desestabilizadoras, muchas veces son producto de la simple rutina, que quizás por ser temas invisibilizados por lo cotidiano, son más complejo de tratar.

Otro evento que suele ocurrir en la pareja y genera crisis es porque uno de los miembros nunca se liberó de su familia originaria, o cuando debido a los eventos especiales de la familia de origen éstos interviene excesivamente en la pareja, lo que hace sentir incómodo a la otra parte.