Si hay algo que nunca le perdonamos a los hombres es esa “manía” de ser infieles, muchos aseguran que no lo hacen a propósito, sino que es un acto que podría denominarse hasta “espasmódico” y es casi incontrolable. Nosotros te decimos las 3 razones absurdas que suelen darnos para justificar ese comportamiento.

1- “No puedo ser monógamo”: esta es la frase habitual de muchos hombres, para ellos la relación a largo plazo es un gran sacrificio, por ende debemos saber con quién estamos saliendo antes de que el vínculo se ponga más serio.

2- “¿No tengo la culpa si las mujeres me desean?”: los hombres que aseguran ser perseguidos por otras mujeres en realidad posee un profundo problema de inseguridad. Este tipo de infidelidad no está premeditada, es algo por lo cual los hombres se arrepienten luego.

3- “No eras lo que yo esperaba”: esta conducta es típica de aquellos hombre que imponen a sus parejas una serie de requerimientos, los cuales muchas veces no son racionales. Este tipo de hombre trata de ser controlador y manipulador, no es una relación sana.