Parece ser que para las mujeres románticas, la llegada de los smartphones a las relaciones no es algo muy positivo. Antes él llamaba para decir “buenos días” y “buenas noches” y ahora solo basta con un mensaje de texto. Toda época tiene ciertas características, quizás muchos años atrás eran las cartas, hoy es el Whats App; no está mal pero puede resultar un poco frío para algunos.

Las formas de comunicarse son fundamentales y los teléfonos como los chats a veces se prestan a confusión, no podemos imprimirle un tono de voz a un mensaje, y esto hace que en ocasiones algo que era una simple pregunta pueda confundirse con agresión. La comunicación mediante los terminales móviles es tan inmediata que muchas veces las peleas ya no esperan, no tenemos la posibilidad de vernos a la cara para decir lo que sentimos, lo hacemos mediante un mensaje de texto.