Cuando trabajamos o compartimos diversos entornos, nos relacionamos con gente y muchas veces esas relaciones tienden a traspasar el compañerismo. ¿Qué hago si me gusta un compañero de trabajo?, ¿Cómo puedo llamar su atención sin parecer desesperada?. Nosotros tenemos algunos trucos que te podrán servir.

Un tip que funciona y que es casi infalible es la “necesidad de ayuda” en ciertas tareas laborales. Podemos pedir a nuestro compañero que nos explique ciertos temas o nos enseñe a realizar tareas que en teoría, nosotros no conocemos. Esto promueve el compartir tiempo juntos lo que lleva a una eventual amistad. Otra buena alternativa es fomentar las actividades entre los compañeros, planear salidas después del trabajo donde siempre esté él y así poder acercarnos gradualmente. Como consejo, no debemos ser insistentes ni abrumar a la persona, esto, casi siempre, nos brinda resultados negativos.