Existen muchas razones para que las parejas entren en conflicto, sobre todo en la vida actual que se vive con un ritmo muy acelerado, esto que implica, que al no tener tiempo para reflexionar porque éste no alcanza, la gente se va automatizando y se olvida de pensar con coherencia. La convivencia por ser rutinaria, es una de las razones que provocan ciertos conflictos, pero si la pareja intenta vencer esa rutina y llevarla con paciencia y buen humor probablemente los conflictos sean más llevaderos.

La psicología social se ocupa de investigar cuales son los conflictos más comunes de pareja. Uno de ellos, es la diferencia en cuanto a los diversos intereses, sean éstos económicos o sociales, los habitos cotidianos es otro de los motivos para que las parejas entren en conflicto. La falta de dialogo produce inseguridad y desconfianza, por lo tanto esa carencia es un generador de problemas, porque la especulación imaginativa que da rienda suelta a los pensamientos es, en la mayoría de las parejas un verdadero problema.