Las mujeres somos coquetas y si existe un accesorio que nos vuelve loca, son los perfumes. Podemos encontrarlos en diferentes fragancias y presentaciones: florales, amaderados, frutales, suaves, intensos, etc. Pero no siempre la esencia que percibimos en el frasco es la que tendrá nuestra piel, nosotros te diremos lo que debes tener en cuenta a la hora de elegir un perfume.

Lo primero que debes saber es no saturarte de aromas, debes relajar tanto la mente como el olfato. Siempre es recomendable probar un perfume después de bañarte ya que los poros se encuentran más abiertos. Los aromas que más resultados brindan a la hora de seducir son los “envolventes” ya que se adhieren perfectamente a la piel y a la ropa, lo que hace que perdure por más tiempo. Si el perfume que elegimos es muy fuerte, debemos rociarlo a 15 o 20 cms de distancia de la piel; no debemos frotarnos las muñecas con el perfume ya que esto altera su composición.