Recomendar
 

Seducción

 

Seducir no es nada sencillo. Muchos se refieren a esta acción como algo muy complejo y hasta se lo considera una especie de "arte", y podríamos decir que se está en lo cierto; la seducción es la clave para, quizás, encontrar al amor de nuestras vidas. ¿Pero cómo se seduce a una persona realmente?, ¿Se hace a través de la oratoria, los regalos, la personalidad..? Algunas personas, pero no muchas, pueden dar cátedra de este asunto, pero la realidad dice que la mayoría de la gente, no sabe cómo llamar la atención de su amor platónico o de aquella persona que le gusta. Para poder entender bien este arte milenario y también, comprender esta palabra tan compleja como "romance", será necesario que empecemos por el principio, como todo. Cuando a nosotros nos gusta alguien, lo que tratamos es de generar esa misma impresión sobre dicha persona, por ello lo que intentamos es inducir y persuadir a la misma con la finalidad de que esto ocurra, pero no siempre es fácil, decimos que, en la mayoría de las veces, esta acción puede demandar tiempo, paciencia y sacrificio.

seduccion eficienteLa seducción puede ser vista de dos maneras: positiva y negativa, esto dependerá de los fines que se tengan, por ejemplo, mucho utilizan tácticas de seducción para "engañar" a una persona, el caso más común es el de los vendedores. Ellos, deben hacer caer en la trampa al futuro cliente. Pero en nuestro caso estamos hablando de la seducción en términos positivos, ese deseo de atraer la atención de alguien para poder entablar una relación mucho más profunda que la amistad. También es necesario aclarar que la seducción no siempre conlleva a situaciones carnales, esto solo podemos verlo en el reino animal, dejando al ser humano de lado; lo cual no quiere decir, que en ciertas circunstancias un individuo no desee este aspecto también. Cuando nos proponemos seducir a alguien es porque además de llamarnos la atención, sentimos un cierto enamoramiento, un deseo que va más allá de lo que se puede explicar con palabras, solo queremos pasar nuestro tiempo con quien amamos.

Para seducir, debemos mostrar los mejores aspectos de nuestro ser: comunicarnos de forma verbal correctamente, también debemos ser agradables, amables, simpáticos y, por supuesto hacer hincapié en todo aquellos que compartimos, uno con el otro: gustos, habilidades, opiniones, etc. Es que si mostramos puntos en común, la tarea de atraer a la otra persona se torna más sencilla y menos sacrificada; pero no siempre los gustos nos unen, las formas de pensar y actuar también ayudan, y esto no es poca cosa. Seducir, encantar, atraer, no es nada sencillo, en especial si solemos ser inseguros, tímidos o no tan sociables, para esto debemos comprometernos nosotros mismos a romper las barreras que nos impiden avanzar, de lo contrario, la misión será imposible.

 
 
 

Ya no es lo que era

Los tiempos cambian o evolucionan, y con él nuestra manera de relacionarnos con el resto de los mortales; seducir en los 70', 80' o 90', no es lo mismo que hacerlo hoy, donde la sociedad es otra, posee diversos gustos, intereses y prioridades. Hoy todos estamos más comunicados, por ello sabemos todo de todos, lo que hace, en este aspecto, la tarea de "conquista" mucho más sencilla. Pero como todo lo que vamos experimentando es nuevo, debemos estar actualizados; y si los intereses de nuestro objeto de conquista son muy diversos a los nuestros, lo que nos convendrá, será interiorizarnos un poco más y aprender lo nuevo.

seduccion de a dosLas "formas" son también muy diferentes, si las comparamos con las viejas épocas; hoy todo es más informal, ya las invitaciones a "tomar un café" quedaron de lado, hoy se suele frecuentar otros lugares, como discotecas o, por qué no, un cine. La vestimenta es también otra, cuando teníamos una cita, el hombre se vestía con su mejor traje y zapatos; ellas con un vestido formal. Hoy todo es diferente, la ropa informal es la que predomina, quizás, para quitar un poco de presión al asunto y así poder romper el hielo de manera más simple.

El romance es parte crucial de la seducción y es que, sin romance no ésta no podría ser posible, porque una vez que ganamos la atención de quien nos interesa no podemos quedarnos "sin material". Si intuimos que la otra persona está interesada sentimentalmente en nosotros, lo que nos queda por hacer es mostrar dulzura, consideración, afecto y delicadeza. Esto lo podemos lograr a través de detalles, o acciones concretas; el romance forma parte de estas acciones: invitar una cena, regalar un ramo de rosas o chocolates. Cada pequeña cosa que hacemos influye en los demás, y es por ello que cuando tratamos de seducir debemos cuidar cada acción, cada palabra y cada gesto; de esta forma obtendremos el mayor de los éxitos.