Uno de los momentos más traumáticos de un ser humano es el divorcio, y no todos tienen la capacidad de poder superar ese mal trago, la pregunta aquí es ¿Se puede ser felíz después de separarse?. La respuesta es sí, se puede; nosotros te decimos cómo.

1- Hacer el duelo: el divorcio es un duelo y por ello debemos transitar todo el camino que consta de varias etapas, negación, enojo, fantasía y por último aceptación.

2- Romper con el círculo vicioso de la violencia: si en nuestro matrimonio hemos sufrido maltrato y al mismo tiempo hemos maltratado, debemos poner un fin a esto.

3- Terminar con el sentido de propiedad: aunque hayamos vivido y compartido muchos años con nuestra pareja, debemos entender que no nos pertenece y que es libre para continuar con su vida como lo desee.

4- Comienza nuevos proyectos: es lo mejor que puedes hacer, proyectar a futuro, mantenerte ocupado en algo que realmente te guste.