Si bien la vida en convivencia es un paso muy importante para una pareja, hay muchas que prefieren mantenerse separadas en cuanto a su espacio personal. Una de las grandes razones por las cuales toman esta decisión es la rutina. Como es de conocimiento, si no se sabe manejar la rutina bien, es posible que gradualmente esta vaya afectando la relación, por eso, al no estar todo el tiempo juntos y no tener una rutina que pueda volverse monótona, la pareja puede que esté a salvo.

Otra de las ventajas de vivir separados es la libertad personal de cada uno. Lo cierto es que más allá de que se trate de una relación estable y sin problemas, el convivir siempre limita algunas libertades del otro, por eso si o quieres sentirte así, lo mejor será vivir separados. Otro de los aspectos por los cuales muchas parejas prefieren vivir separadas tiene que ver con la vida intima. El permitirse extrañarse hace que la pasión en la pareja se mantenga viva y así no se tengan problemas en la intimidad. De cualquier manera, sea para vivir juntos o separados, siempre es importante que la pareja lo converse.